sábado, 4 de agosto de 2007

LOS FINES DE SEMANA...

Viernes noche. Sigo aquí en la recepción encerrado, esperando a que lleguen las ocho de la mañana para marcharme al hospital a continuar currando. La noche está algo movidita pero se puede llevar. Se me está haciendo el verano agotador, a pesar de que al ver mi cuenta corriente este mes por lo menos me he llevado una alegría (aunque no pienso decir la cantidad).

El coche al final me lo arreglaron, resulta que tenía las pastillas de freno muy desgastadas, y el roce hacía un ruido infernal. Así que, por lo menos, ya no tengo que comprarme otro coche, aunque estuve a punto de hacerlo.

A partir de este tema, y como mi vida ultimamente es tan aburrida que no se que contar, os voy a contar mi intención (rapidamente frustrada), de cambiar de coche.

Primero llamé a la financiera que me prestó el dinero para comprarlo, para saber si podía vender antes el coche para liquidar la deuda que tenía con ellos. Mi gozo en un pozo. Resula que el vehículo tiene un "control de dominio", lo que significa que si yo quiero vender el coche tengo que pagar primero la deuda que tengo con el banco.

En segundo lugar llamé al concesionario que me lo vendió. Pregunté por el tipo que me lo vendió, primero para cagarme en su padre, y después para ver si me ofrecía un coche mejor, y como podría hacerse algún chanchullo para cambiarlo sin que tuviera muchas perdidas. Otra vez al pozo. El vendedor se había ido del negocio, y me atendió un señor mayor, al que le expliqué mi caso, y que me mandó a otro concesionario de la marca ¡ En la otra punta de Madrid!. A pesar de todo, no me resigné, asi que fui al taller, recogí a mi chiquitín, pagué lo que me costó el arreglo y me fui a lavarle, puesto que tenían que tasarmelo. Lavé, encere, aspiré... quedó muy chuli.

Me fui a comer a casa, y después me marchá a que me lo tasaran. Llegué, me lo miraron, y me ofrecían por el ¡4.500 euros! ¡pero si a mi hace un año me costó el doble!, así que, cordialmente, pero enfadado, me fui de allí con mi chiquitín, y les dejé con las ganas de hacer el negocio.

Así que al final llegué a casa de vuelta con mi cochecillo, le volví a aparcar donde siempre, y al final he decidido quedarme con el hasta que termine de pagarle.

Bueno, y cambiando de tema, hace un momento me ha pasado un suceso sorprendente, si no más bien extraño. Me ha llegado a la recepción una pareja joven, no pasarían de los veintidos años (sobre todo el chico, que parecía más joven que la muchacha). Tengo que decir que dentro de la recepción estábamos yo, el médico de mdicina interna y la chica de la limpieza.


-¿Que les ocurre?


-Veníamos a que me viera un ginecólogo


-Lo siento, pero es que en esta clínica no hay ginecólogo de guardia, solamente medicina interna y traumatología


-¿Y no me podrían ver aquí?


-¿Qué es lo que le ocurre?


-Pues...


La muchacha no parecía cortada, pero le costaba expresarse, así que decidí ayudarla.


-¿Viene por la píldora?


-mmm...si.


-Aquí no se las podemos dar, aunque si quiere le facilito la dirección de un centro que está de guardia los fines de semana.


-Pues...si me hace el favor...


El novio no hablaba nada, aunque no tenía muestras de estar nervioso. Les escribí la dirección en un papel, con el número de teléfono y las estaciones de metro más cercanas. Se lo di.


-Gracias.


-De todas formas, ¿hace cuánto que ha sido el percance?- intentaba que la pregunta pareciera lo más técnica posible.


-Ayer por la noche.


-Le recuerdo que son setenta y dos horas, pero si están inseguros, llamen a su sociedad y que les digan si tienen algún centro de guardia a estasa horas.


-De acuerdo, gracias.


-Que no sea nada.





Ese "que no sea nada", produjo la carcajada del médico que, al igual que yo, no daba crédito a lo que había presenciado. ¿En qué cabeza cabe que, si has estado la noche anterior dandole al tema y se te rompe el condón, vienes a que te lo miren al día siguiente a las tres de la mañana?

-Qué ingenuos sois -sentenció la chica de la limpieza- estos han venido ahora porque han estado anoche dándole, y han estado esta noche también igual, que han aprovechado la situación y vienen ahora a que les manden la pastilla. Además esta chica sale en la tele.





El médico corroboró,





-Pues fijate que ahora que lo dices tienes razón, a mí también me parece que es una que sale en ese programa que...





Y yo por supuesto, ni idea.





Hay que ver las cosas que pasan.

5 comentarios:

acoolgirl dijo...

Pues si, creo que haces bien quedándote con tu coche y, al mío y por mucho que digan... no lo voy a abandonar!!! jajaja!!!

Yo he llegado a ver cosas peores, niñas de 13 años que van al hospital solas a pedirlas o se acompañan de cualquier amigo mayor de edad... Yo es que soy la ginecóloga... y llamo directamente a sus padres!!!

Un beso fuerteee

PD: Me dejas con la incógnita...¿quién será esa famosilla???

Esther dijo...

¡Qué follón con lo del coche!

¡Uy! y éso que te pasó en el hospital , no me sorprende, es algo a la orden del día.

Tengo alguien cercano que trabaja en el hospital y muchas veces se ha encontrado con éste tipo de situaciones.

No te preocupes, mi vida también es bien aburrida :) A veces, tengo la sensación de que ya no sé ni lo que contar en mi blog pero, por suerte, de momento,aunque ya no me vienen las ideas como antes, vamos tirando...

Un saludito.

abulico dijo...

acoolgirl: la famosilla...aun no se quien es, la verdad es que veo muy poca tele ultimamente.

menos mal que trabajo para una clinica privada y no nos llegan cosas demasiado chungas de ver.

esther: creo que gracias al blog y a los pocos que me leen mi vida se torna un poco más interesante.

Blue woman dijo...

Ay, lo del coche! Agggg! ¡Que asco de negocios!¡Que asco de dinero! Dinero, dinero y dinero por todas partes.Ay! Es que este mundo me parece tan materialista, algunas veces tan vacío...

Ah! Mi vida también es aburrida. Por lo menos, este verano para mí es super aburrido. De lo que estoy estudiando me han quedado tres asignaturas y tengo que pasarme el verano estudiando. Y encima, que voy a salas de lectura y que me cuesta estudiar y que además, me aburro como una ostra hay gente que no respeta y se pone ahí a hablar a media voz como si nada. Y para colmo, me he sentido triste porque, el chico que me gusta no me hace ni caso y mi hermano le vio el mes pasado con otra chica y a mí por supuesto que me sentó fatal.

Bueno, no sé por qué te cuento ésto. Je,je.

Bueno, yo también estoy aburrida y harta de todo y las cosas tampoco es que me vayan fenomenal.

Pero, pese a las dificultades, pese a la monotomía o aburrimiento no hay que dejarse vencer y hay que intentar seguir adelante lo mejor que se pueda.

Que tengas una buena semana. :)

Besotes.

abulico dijo...

Blue woman:A pesar de todo hay que mirar las cosas del lado positivo siempre.Ya vendrá otro chico que te alegre el corazon (y si no es el corazon, por lo menos que te baje la lívido)

animate!!!