miércoles, 30 de julio de 2008

Historias de Soledades, vejez amarga

Hace calor, las maquinas del café y de los refrescos no funcionan. Es de noche y tengo sueño, pues ya llevo 15 horas trabajando. No es que realmente me queje, pues es lo que he elegido, podría perfectamente haber dicho que no, y no lo hice en su momento.

Pero a pesar de todo, hoy me siento cansado.

No quiero aburrir con mis historias de empleado trasnochado, aunque aquí hoy tenemos algo de jaleo, pero no es demasiado; por lo menos me da tiempo a escribir alguna cosilla por este espacio que tan abandonado tengo. No por falta de tiempo, sino que por falta de ideas.

Hoy os quiero hablar de Venancio. Este “pequeño gigante” es un anciano que vive en un distrito de Madrid, y que, por cierto, es alumno de Jordan Baker. (si no lo he dicho antes, Jordan Baker enseña a gente de diversos grupos de edad a utilizar internet. Un trabajo muy bonito, pero injustamente pagado y con poco personal), quien le ayuda con el blog que ha creado, a pesar que por falta de tiempo no puede hacer demasiado.

Bueno... Venancio habla de cosas de gente de su edad: de toros, de problemas de salud, de un encuentro que tuvo con unas meretrices (totalmente cierto pero, por lo que he leido, dice que no aceptó los servicios de las damas), y sobre todo, es la charla de un hombre solo, de un drama que viven todas las ciudades del mundo: La soledad del anciano.

Cuando digo que habla de soledad, me refiero a que es un hombre viudo, que vive solo en una casa, y que tiene hijos, pero éstos por orden de sus cónyuges, no los controlan todo lo que están obligados, por el compromiso que tienen los hijos con los padres.

Venancio es un ejemplo más de todos los ancianos que, en Madrid que es la ciudad donde habito, viven la soledad con estoicismo y con resignación, simplemente esperando a que la muerte les llegue como el autobús llega a la parada. Desde que estoy trabajando para hospitales no dejo de ver estas situaciones día si y día también, y cómo en el momento que les llega la muerte están todos los familiares al lado para ver quien va a heredar las propiedades del finado (incluso hay discusiones entre los familiares, con el cadáver aún caliente), sin ningún cargo de conciencia.

El caso de Venancio es muy curioso; quien decide lo que tiene que hacer es su nuera, pues su hijo no pincha ni corta: su hijo no va a verle, porque su nuera no quiere, pero, sin embargo, cuando el pensó en contratar una persona para que le hiciera compañía, pues un señor de edad avanzada no puede hacerse cargo de un hogar sin ayuda, ella se negó rotundamente.

Y digo yo, ¿Por qué hay hombres tan calzonazos que permiten esto? No quiero que esto parezca un comentario machista, pero es que se da sobre todo en los hombres, al menos en la enorme cantidad de los casos en los que me he encontrado como testigo, siendo siempre su mujer la que decide lo que tiene que hacer con sus padres; y en algunos casos, la susodicha lo unico que quiere es que el viejo se pudra (como es este caso), para poder vender el piso, divorciarse del marido, dejarle sin un céntimo y comprarse un chalet para estar retozando con un tipo mas joven (casos como este conozco tres).
De verdad, yo perdí a mis abuelos demasiado pronto, no pude dedicarles, por razón de edad, la atención que pudieron precisar en algún momento. A pesar de ello, la familia no les abandonó. A mi me entristece, cada vez que lo pienso, que no hubiera tenido tiempo de conocerlos más, de que me hubieran esperado para hablar con ellos de la vida, de que me hubieran contado las cosas que vieron y que ya no existen, la experiencia de su andar por la vida... todas esas cosas que sólo los ancianos pueden tener, y que únicamente los años otorgan.

Por lo tanto, me sorprende cuando la gente que tiene abuelos me dice que tiene a sus abuelos descuidados, incluso algunos pasan de ellos.

Ahora, hablando del tema que empecé, el blog de Venancio, os cuento que no es un blog con muchas pretensiones, es más o menos como este, con pocos enlaces y con muchas, muchas palabras. He de reconocer que algunas veces cuesta mucho entender las cosas que dice el blog, pero bueno, si te apetece entretenerte, puedes ponerte a leerlo, y conseguir entender en algunos casos las cosas que quiere decir.

Gracias a todos.

11 comentarios:

mandawebos dijo...

Pues nos pasaremos por el blog de Venancio a ver que se cuenta, que estando solo, seguro que muchas cosas tendremos en común.
;-)

acoolgirl dijo...

Afortunadamente, vivo un piso por encima de mis abuelos (los dos que me quedan con vida).

Que fuerte me parece lo de su nuera... hay gente con mucha cara, de verdad!!

Un besitooo y ojala que no tengsmos que vernos en esta situacion nunca.

Nat dijo...

Pues creo que es de un egoísmo tremendo abandonar a los ancianos así... Es cierto que cada familia vive distintas realidades, pero... dejarles totalmente solos, a cuestas de su pequeño y cansado cuerpo? Es cierto lo que dices de las nueras, yo conocí algunas mujeres por ahí que lo único que esperaban era que el suegro pasara a mejor vida, para ver a cuál de los hijos le tocaba la casa en la playa, o el rolex o que se yo que idiotez.
Yo no tuve abuelos, fallecieron siendo yo muy pequeña, pero si tuve una abuela, por parte de mi madre, y hasta el día de hoy, aunque lleva 11 años fallecida sigue siendo parte importantísima de mi vida, de la vida de nuestras familias.
Te juro que no entiendo cómo hay gente capaz de abandonar o desentenderse de un anciano...Iré a mirar el blog de Venancio.
Un besote para ti!

Nat dijo...

oye, que entré al blog de Venancio... pero se abrió otra página, algo así como un blog cristiano en inglés...
plop!

Auggie Wren dijo...

En algunas culturas, los ancianos son respetados y su opinión es fundamental en los asuntos trascendentales de la comunidad.
Aquí simplemente les aparcamos hasta que se mueren.
De todas formas, siempre hay casos y casos, aunque he de decir que yo también conozco casos parecidos (y tan parecidos) al de Venancio.

Un saludo.

Esther dijo...

Hola, abulico:

Siento venir tan tarde por aquí pero, es que he estado bastante ausente de este mundo últimamente.

Pues yo conozco algún caso así tb. La verdad es que es muy triste. Muchos de nosotros tb llegaremos a viejos y seguro que no nos gustaría vernos así. Es mejor ponerse en la piel del otro para comprenderle, algo que a menudo olvidamos. Yo sólo de imaginarlo, de sólo verme vieja y sola, me parece muy triste pero, parece que ésto está a la orden del día, por desgracia. Pido por no verme así: eso no se lo merece nadie o casi nadie.

Saluditos.

AZUL dijo...

Efectivamente esa es una de las soledades k más se sienten ver...sin embargo nadie más k uno sabe la razón de nuestra soledad...y a veces hay soledades que son acompañadas de los recuerdos y un amor perpetuo...k valen más k las compañías forzadas...

Daniela dijo...

hola, al igual que tú, creo que es increíble que la gente abandone a sus familiares por el solo hecho de hacerse mayor. En mi caso no tuve abuelos, la última que me quedaba falleció cuando yo tenía apenas 3 años, así que ni recuerdos tengo de ella, lo único que tengo es a una Señorona (porque es una gran señora) que se hizo cargo de mi madre cuando quedó huérfana, y esa es mi abuela, la visito cada vez que puedo y ahora hasta estoy organizando un paseíto por ahí con ella y mi madre, es una señorona muy sabia y cascarrabias, pero quién no lo es cuando ves que todo el mundo está patas arriba como dice ella?

acoolgirl dijo...

Eyyy... ya va tocando actualizar, no???

Un besazooo y espero que estes bien!!

Auggie Wren dijo...

Bueno, pues ya tienes el link que te mereces en el estanco.

Un saludo.

abulico dijo...

muchas gracias auggie, me hace mucha ilusion ver estas cosas,me emociono mucho.puedes llamarme sentimental, pero creo que es muy amable de vuestra parte dado el poco tiempo que le dedico a la actualizacion.

besos!