martes, 11 de septiembre de 2007

¿Sólo son coincidencias?

Por fin he juntado seis días de vacaciones. Y no se si lo he hecho inconscientemente, pero justamente los he pillado en los días de mis exámenes de Septiembre. Cierto conocido mío, al contarle mis vacaciones, se ha tronchado de risa.
- Lo tuyo no es normal, para una semana que tienes de vacaciones, vas y la coges cuando tienes los exámenes. Sólo te faltaba que te lloviera los seis días y me quedaría completamente claro de eres un gafe.
- Yo no soy un gafe, lo hago porque así estoy concentrado en los exámenes.
- Ya, seguro.

Bueno... si vamos por partes, podemos analizarlo de dos formas: lo de que me cogí la semana por los exámenes no es cierto, salió inconscientemente gracias a un cambio de turno que me hizo Piolín (que me da un miedo terrible que se quede dormido y no vaya a trabajar, que el otro día lió una...), por lo tanto, junto seis días, pero lo que sí es cierto que el cambio no lo hice pensando en los exámenes, sino que en hacerle un favor al pájaro, porque el fin de semana pasado tenía una boda. La jugada, en teoría, me salió redonda...

Lo de ser gafe... últimamente reconozco que no lo se, no estoy seguro por ciertos sucesos que me pasan últimamente.
- Llevate una chaquetilla que va a llover.
- ¡Qué va! Este año no llueve hasta Noviembre.
Desde las seis de la mañana lloviendo el Lunes.

- Venga Papá! ¡que estás hecho un chaval!
- Eso es cierto, no tengo ningún achaque.
- Ya verás como vas a jubilar con una salud de hierro...
He tenido que irle a buscar a la clínica hoy porque le han encontrado cálculos en el riñón.

Y la más chunga de todas; la que me anima más aún si cabe a no ir al hospital PARA NADA durante todos estos días que tengo libres.
- ¿Qué es lo que ocurre?
- Nada, que es que mi padre está un poco nervioso; le van a operar y está un poco asustado.
- ¿ De qué le operan?
- De la próstata.
- No se preocupe; aquí se operan de eso muchos a la semana, no es una operación con tantas complicaciones...
Esta mañana se lo llevaba la funeraria...

Increíble pero cierto.

6 comentarios:

Blue woman dijo...

Increíble. Pobre hombre. Pues, yo tengo la suerte de que casi nunca tengo que ir al médico salvo, para alguna revisión como el dentista o el oculista o quizás, algún análisis de sangre pero, ahí voy muy de vez en cuando tanto, que puedo decir que no voy al médico. De pequeña, casi nunca he estado enferma, sólo recuerdo haber tenido fiebre de vez en cuando,aunque, muy pocas veces y pequeños resfriados. Nunca he tenido que pasar por operaciones ni nada de éso en mi vida. Yo sí que puedo presumir y decir que tengo una salud de hierro. En fin, yo considero que tener buena salud es importantísimo y gracias, a Dios que por lo menos yo tengo éso.

¡Que bien! 6 días de vacaciones. Por lo menos éso es algo. ¿No? Bueno, si tienes examenes en septiembre te vienen bien esos días para estudiar algo aunque, sea poco.

Besos.

Esther dijo...

¡Ja,ja! ¡Qué fuerte! (sobre todo lo último!) ¡Madre mía!

Lo de la lluvia también me ha pasado a mí, no sé cuántas veces. Y es que claro, como nunca llueve... ...y si llueve son sólo cuatro gotas pues, te confías... ...pero, hay veces en que ésto puede jugarte una mala pasada y entonces, puede que te toque darte una duchita. A mí, normalmente se me olvidan los paragüas, costumbre, supongo...

Un saludito.

acoolgirl dijo...

Aysss!!! Pobrecilloooo!!! No quiero pensar que seas gafe, pero la verdad es que son demasiadas coincidencias!!! Jajajja!!! Es broma, de verdad!!!

Supongo que son cosas que pasan y bueno, lo de las vacaciones ha ocurrido asi y, de paso, le has hecho un favor a un compañero, asi que no te preocupes!!!

Un besoteee

ATT dijo...

Recuérdame que no mantenga conversaciones contigo, por favor.

Blue woman dijo...

Hola. Paso rapidito por aquí para decirte que te he dejado en mi blog un regalito. Pásate cuando quieras.

Un saludo.

Amor dijo...

siento lo de tu padre

un abrazo

amor